Boda en Rossell: Jose y Cristina

Hoy tocaba trabajar bien cerca, dos casas junto. Cristina es vecina mía, así que la calle estaba de fiesta; Jose vive a unos 200 metros, caminando podía ir tranquilamente de un lugar a otro, qué diferencia con bodas que corres arriba y abajo!

Aunque no es todo tranquilo, en las casas siempre hay nervios: por llegar tarde, falta algo, y los niños que quitan el orden, aunque nos dan mucha magia en las fotos, no te esperas nunca que pueden llegar a hacer. Un ojo a los novios, y otro en ellos, en cualquier momento podemos tener un gran momento para recordar.

Hasta que nos dirigimos al Restaurante El Cortijo y la fiesta ya es de los grandes, todos tenían muchas ganas de la boda de Jose y Cristina, de compartir su gran momento con ellos, que seguro que recordarán toda la vida!

Enhorabuena pareja!