La Estrella, Teruel

La Estrella, Teruel

Hi ha llocs que sents parlar per una part, després per una altra, i finalment un amic que em coneix bé em diu: te portaré a un lloc que t’agradarà. Quique, conegut al món de la muntanya com el Maki del Pintxo va anar fa uns 15 any en bici, i amb el seu sisè sentit 😉 va notar alguna sensació, que allò no era un lloc normal.

Finalment em anat, i emociona el lloc. Ja m’havia informat una mica, sabia que des de fa 45 anys només viu un matrimoni, Sinforosa i Martín i el temps allí no passa. Entre Villafranca del Cid i Mosqueruela, a l’altra part del Penyagolosa, però ja pertany a Teruel (Aragón), i després de 12 quilòmetres de pista, ancorat a la vall trobem La Estrella, que ens dóna la benvinguda amb uns espectaculars colors de tardor. Tal com arribem Martín surt a saludar-nos; prèviament pel cotxe havíem pensat com eren Martín i Sinforosa, si els agradava que els visités la gent; i la veritat que es fan molt contents. Martín té un espectacular sentit de l’humor, i un salut envejable. Sinforosa és més vergonyosa, però amb la simpatia de Quique em deixa fer unes fotos mentre dóna de menjar als seus gats.

Hay lugares que oyes hablar por una parta, después por otra, y finalmente un amigo que te conoce bien te dice: te llevaré un sitio que te gustará. Quique, conocido en el mundo de la montaña como el Maki del Pintxo fue hace unos 15 años en bici, i con su sexto sentido 😉 notó una sensación, algo que no era un sitio normal.

Finalmente hemos ido, y emociona el lugar. Ya me había informado un poco, sabía que desde hace 45 años sólo vive un matrimonio, Sinforosa y Martín y el tiempo no pasa allí. Entre Villafranca del Cid y Mosqueruela, a la otra parte del Penyagolosa, pero ya pertenece a Teruel (Aragón), y después de 12 quilómetros de pista, anclado en el valle encontramos La Estrella, que nos da la bienvenida con unos espectaculares colores de otoño. Tal como llegamos sale Martín a saludarnos; previamente por el coche habíamos hablado como eran Martín y Sinforosa, si les gustaba que los visitara la gente; y la verdad que se ponen muy contentos. Martín tiene un gran sentido del humor, una salud envidiable. Sinforosa es más vergonzosa, pero con la simpatía de Quique me deja hacer unas fotos mientras da de comer a sus gatos.

 

Ens mostra l'església, espectacular per la grandària de La Estrella, és nota la devoció que hi ha hagut al Maestrazgo, i també impressiona la sala d'exvots. Una església que es plena dos vegades de gent amb les romeries des de Mosqueruela. Ens crida l'atenció una xicoteta campana que és una bomba de la Guerra Civil; abans s'aprofitava tot!

Nos muestra la iglesia, espectacular por el tamaño de La Estrella, se nota la devoción que ha habido en el Maestrazgo, y también impresiona la salsa de exvotos. Una iglesia que se llena dos veces al año con las romerías desde la Mosqueruela. Nos llama la atención una pequeña campana que es una bomba de la Guerra Civil, antes se aprovechaba todo!

 

Anem a donar una volta pel poble, com imaginàvem no hi ha cap carrer asfaltat, i ens alegra vore alguna casa rehabilitada. Moltes estrelles hi ha per tots els racons: pintades, als panys de les portes, a les pedres, etc. La casa del mossén encara està com estava, destaca entre les del veïnat, i una placa commemora un dels veïns més il·lustres que ha tingut: El niño de la Estrella, un famós torero. També deixa parat una desgràcia de 1883: El diluvi de La Estrella, on van morir 26 persones arrossegades per una gran riuada que va destruir 17 cases.

Vamos a dar una vuelta por el pueblo, y como imaginábamos no hay ninguna calle con asfalto, y nos alegra ver alguna casa reconstruida. Muchas estrellas hay por todos los rincones: pintadas, a las puertas, a las piedras, etc. La casa del cura aún está como estaba, destaca entre las de los vecinos, y una placa de conmemora uno de los vecinos más ilustres que ha tenido: El niño de la Estrella, un famoso torero. También nos deja boquiabiertos una desgracia del 1883: El diluvio de La Estrella, que murieron 26 personas arrolladas por una enorme riada que destruyó 17 casas.

 

Martín és un amfitrió excel·lent i està molt orgullós del que fan i conscients del que representen. Ens obri les portes de la seua casa, l'antiga hostaleria que pertany al bisbat. Per la mida de les instal·lacions es veu que era un lloc de pas de molta gent. És casa seua, tenen la fruita de temporada a assecar, i ens crida l'atenció un vell mapa d'Europa amb l'URSS, el temps es va ancorar a La Estrella. Ell continua fent bromes i es veu content per la nostra visita. Sinforosa ja s'ha fet amiga de Quique, i parlen dels gats i gossos que tenen.

Martín es un excelente anfitrión y está muy orgullosa del que hacen y son conscientes de lo que representan. Nos abre las puertas de su casa, la antigua hospedería que pertenece al obispado. Por la mida de las instalaciones se ve que era un lugar de paso de mucha gente. Es su cada, tienen fruta de temporada a secar, y nos llama la atención un viejo mapa de Europa con la URSS, el tiempo se ancló en La Estrella. Él continúa haciendo bromas y se ve contento por nuestra visita. Sinforosa ya se ha hecho amiga de Quique, y hablan de los gatos y perros que tienen.

Molt agraïts pel tracte i per mostrar-nos sa casa, tornem cap al cotxe amb un bon record de què encara queden llocs així. És un lloc únic, de fet no ho dic només jo, podeu veure este curt que refracta tal qual la vida a La Estrella, o les llegendes que es conten, com va mostrar Cuarto Milenio. La meua reflexió és: que passarà a La Estrella quan no estiguen Martín i Sinforosa? Esperem que estiguen durant molts d'anys!

Muy agradecidos por el trato y mostrarnos su casa, volvemos hacia el coche con un buen recuerdo que aún quedas lugares así. Es un lugar única, no sólo lo digo yo, podéis ver este corto que retrata tal como es la vida en La Estrella, o las leyendas que se cuentan, como se mostró en Cuarto Milenio. Mi reflexión es: que pasará a La Estrella cuando no estén Martín y Sinforosa? Esperamos que estén durante muchos años!

Leave your comment