Mi primera comunión


Los años pasan y los hijos crecen. Ellos la reciben con nervios e ilusión. Los padres están atentos a que no falte ningún detalle, mientras toda la familia se reencuentra.